Buscar: Regístrese gratis
Ingresa a tu cuenta
  Email  
  Contraseña  
 
¿Olvidaste tu contraseña?
 
Dr. Carlos Camacho Saravia - Bang S.A.
Lima - Perú 25/07/2018 | Comentarios(0).




Medidas para la prevención y control de la diarrea en lechones lactantes

La diarrea es la enfermedad más habitual en los lechones lactantes.

JULIO 25/2018 | Comentarios(0).

Introducción

Las fallas de manejo, la falta de higiene y las malas condiciones ambientales en la sala de partos, bajo peso del lechón al nacimiento, inanición, inadecuada toma de calostro y/o absorción, otras infecciones concomitantes pueden desencadenarla e intervendrán como última causa, uno o más agentes infecciosos que actúan a favor de las circunstancias predisponentes.

El diagnóstico diferencial trata de encontrar la solución al problema investigando la causa. La actitud no debe ser sólo enviar muestras al laboratorio porque el diagnóstico comienza con una observación cuidadosa de los factores desencadenantes.

Por ejemplo, un porcentaje elevado de diarreas en lechones lactantes están causadas por hipogalaxia o agalactia en la marrana que, a su vez, pueden tener diversos orígenes.

Es común que en verano aparezcan diarreas que afectan a varias camadas, producidas por la hipogalaxia de las marranas al consumir poco alimento debido al calor, por el contrario en invierno, el frío causa debilidad e hipoglucemia en los lechones por no mamar lo suficiente.

El laboratorio aislará Escherichia coli y es una diarrea colibacilar, pero no se corrige con un tratamiento específico porque la causa final no es la colibacilosis sino que esta es consecuencia de otros factores como en este caso mencionado es la hipogalaxia de las marranas o el frío en el otro caso ilustrado.

En conclusión es el diagnóstico diferencial de las diarreas en lechones lactantes que debe empezar en la granja. Como en casi todos los problemas, el laboratorio es un soporte, a veces imprescindible, del trabajo previo hecho en la granja.

Los agentes etiológicos que pueden causar la diarrea son muy diversos. En la mayoría de los casos el agente es E. coli.

La colibacilosis en la mayoría de los casos es una consecuencia de errores de manejo, higiene y condiciones ambientales. Siempre se encuentra E. coli en las heces de los lechones y si el diagnóstico se hace exclusivamente mediante aislamiento bacteriológico y se intenta controlar la diarrea sólo con antibióticos (incluso con antibiogramas), lo único que se conseguirá al cabo de un tiempo es seleccionar una flora colibacilar resistente a los antibióticos y agravarla. En el laboratorio encontramos cada vez más cepas resistentes y resistencias a un espectro más amplio de antibióticos.

A nivel práctico, la prevención de la diarrea en los lechones requiere de una completa comprensión de:

- La prevalencia de los patógenos entéricos en la granja problema.

- Los reservorios de estos patógenos. • La forma de transmisión de dichos patógenos.

- La supervivencia y la persistencia de los patógenos en el medio ambiente.

- El papel de la inmunidad maternal.

- El papel de la vacunación y de la inmunidad adquirida.

- El papel de la medicación preventiva.

- El papel del manejo y del ambiente.

- El papel de la higiene.

- El papel de la nutrición.

¿Cómo se produce la diarrea por Escherichia coli?

Para que la E. coli patógena cause diarrea, la bacteria debe:

1.-Adherirse a la mucosa intestinal

Las vellosidades llamadas “Pili” permiten la adherencia a las células de la pared intestinal por medio de cuatro principales “factores de adherencia”: K88, K99, 987P y F41.

2.- Liberar la enterotoxina

Principalmente, la toxina termolábil LT”, altera la función de la pared intestinal y ocasiona la secreción de fluidos hacia el intestino.

Por lo tanto, la diarrea es el paso de heces fluidas con pérdida de agua y electrolitos ocasionando deshidratación, acidosis metabólica y frecuentemente muerte del animal por hipercalemia.

Puede presentarse desde las 24 horas del nacimiento y estar o no acompañada de vómito.

No se debe mover lechones a una camada con diarrea o viceversa.

E. coli puede cursar sin sintomatología clínica siendo el único efecto visible la muerte súbita. A este cuadro se le denomina shock bacilar originado por cepas B hemolíticas.

La madre contagia al lechón de microorganismos y estos deben antes colonizar el intestino para que se produzca la diarrea, por lo tanto la diarrea no puede presentarse inmediatamente después del nacimiento porque no hay infección transplacentaria.

Por lo tanto cuando se inicien los primeros síntomas de diarrea, lo primero que hay que proceder es a hidratar a los lechones afectados con electrolitos (acidpack 4way).

Preparar 10 g de acidpack 4 way en 250 ml de agua hervida tibia y de esta solución dar vía oral 5 ml/ por lechón cada hora (la solución alcanza para una camada de 10 lechones) administrando 5 veces al día con intervalos de 1 hora, continuar con el mismo procedimiento durante tres a cuatro días.

Puede administrarse por vía oral protectores de mucosa (kaobiotic) 3 a 4 ml dos veces al día por 3 a 4 días .

Si la diarrea es muy profusa aplicar además de las sustancias hidratantes, antibióticos 1 ml / lechón vía intramuscular por tres días continuos o el antibiótico indicado por el respectivo antibiograma.

Otra medida preventiva es administrar un probiótico o un cultivo de bacterias lácticas a fin de estabilizar la flora intestinal. (Lacto cereal) apenas nacen nunca junto con el antibiótico administrado por vía oral.

Prevención de la diarrea por E. coli

La prevención y control de las infecciones por E. coli se realizan por vacunación a las madres gestantes con vacunas comerciales adecuadas, acompañada según sea el caso con administración de “feedback” 30 días previos al parto durante 15 días continuos.

Es importante alcanzar una muy buena higiene y programas de desinfección de instalaciones, equipos y marranas; antes, durante el tiempo que permanecen en la jaula de parto y durante los primeros días de lactación especialmente poniendo atención en la limpieza y desinfección de pezones, cola y periné de las madres.

Es de vital importancia el adecuado manejo por parte del personal y sobre todo prevenir el contagio de otras camadas por parte del maternero desinfectándose las manos, y el equipo de limpieza cuando pasa de una jaula a otra.

El uso adecuado de sustancias hidratantes, protectores de mucosa y antibióticos de sensibilidad comprobada. El uso de altas concentraciones de oxido de zinc (3,000ppm).

Programa de prevención de la diarrea por E. coli y Clostridiun perfringens tipo C

En primer lugar debemos elegir una vacuna con el mayor espectro antigénico posible. Litterguard LTC es la bacterina –toxoide de E. coli y Clostridiun perfringens tipo C de elección debido a su moderna tecnología de producción mediante ingeniería genética seleccionando las cepas más patogénicas:

• Extraen el ADN.

• Localizan el gen LTa.

• Empalman el DNA para la remoción del gen LTa.

• Recombinación del ADN e inserción en la E. coli.

• Desarrollo bacteriano de la bacteria recombinada.

• Recolección del toxoide LTb.

• Adición de los antigenos de E. coli que tienen pilis. (K88, K99, 987P, F41).

• Adición de Toxoide de toxina termolábil (LT) de E. coli enterotoxigenica, creada por ingeniería genética.

• Adición de Toxoide de Beta toxina de Clostridiun perfringens tipo C.

• Adición del adyuvante a base de hidróxido de aluminio.

Por lo tanto Litterguard LTC protege contra la adhesión y contra la enterotoxina bacteriana.

Previene la adhesión de E. coli a la mucosa intestinal por medio de anticuerpos protectores producidos por los cuatro principales factores antigénicos de adhesión (K88, K99, 987P, F41).

Neutraliza la enterotoxina

Litterguard LTC contiene el toxoide LTb desarrollado por ingeniería genética que estimula a los anticuerpos para que neutralicen la enterotoxina LTb.

Si otras cepas de E coli que no están afectadas por los factores de adhesión regulares , logran adherirse a la mucosa intestinal , los anticuerpos producidos en respuesta al toxoide LTb neutralizan la enterotoxina LT antes de que cause la enfermedad.

La enterotoxina LT está formada por dos subunidades: LTa y LTb. El proceso de manufactura del toxoide LTb elimina el gen LTa causante de la enfermedad de la secuencia genética del ADN de la E coli. El gen LTb permanece y la bacteria tiene ahora la habilidad de producir proteínas antigénicas que estimulan a los anticuerpos para que neutralicen la enterotoxina LT producida por la E. coli patogénica.

Esquema de vacunación e implementación de otras medidas preventivas.

Marranas primerizas gestantes

6 semanas previas al parto (72 días de gestación) aplicación de la primera dosis de litterguard LTC, 2 ml vía IM.

3 semanas previas al parto (93 días de gestación) aplicación de la segunda dosis de litterguard LTC, 2 ml vía Im.

Marranas gestantes multíparas

3 semanas previas al parto, aplicar una sola dosis de litterguard LTC, 2 ml vía IM.

Implementación del feedback

30 días antes del parto, administrar en la ración diaria, aproximadamente 0.5 Kg de heces frescas de marranas adultas paridas / cada marrana a efectuar el feedback, además agregar todas las diarreas que se pudieran colectar diariamente más el intestino delgado picado de todos los lechones que mueren en la maternidad. Hacer una sopa con agua adicionando 1 litro de agua por cada 0.5 Kg de heces. (Para diez marranas preparar 5 Kg de heces mezclado en 10litros de agua), homogenizar y mezclar con la comida diariamente. Realizar esta misma operación por 15 días continuos y cortar el feedback los últimos 15 días previos al parto.

Alimentar los últimos 15 días previos al parto con una ración de lactancia medicado con 500 g de furazolidona droga pura / ton de alimento o si prefieren seguir alimentando con una ración de gestación medicado con furazolidona en la misma concentración indicada. Otra alternativa muy buena es medicar la ración de lactancia de las marranas con lincoespectin que es una combinación de lincomicina + espectinomicina ambos antibióticos son de marca no son genéricos y controla problemas respiratorios y digestivos a la vez se medica en dosis altas pero en forma de medicación en pulso a razón de 2.5 kg/ ton de alimento durante toda la lactancia y las fases iniciales de los lechones por periodos de 15 días medicado con lincoespectin y 15 días sin antibiótico.

En crecimiento se medica con 2 kg/ ton por 15 días continuos y se deja de medicar 15 días y luego se vuelve a retomar la medicación por 15 días más así sucesivamente. Hasta que los animales alcancen el peso de mercado aunque se recomienda que los últimos 15 días previos al beneficio se retire el antibiótico.

Aparte la ración preparto debe contener amoxicilina – norfloxacina en dosis de 1 Kg. / ton de alimento para el control de otros patógenos (respiratorios). O también se puede medicar con 100 ppm de tiamulina + 400 ppm de clortetraciclina por tonelada en la ración preparto y durante toda la lactancia.

Tener presente que si bajamos la carga microbiana en las madres, bajará el desafío y el peligro que los lechones sean contagiados por sus propias madres, por eso es importante la medicación antibiótica.

El feedback tiene por objetivo que los animales formen inmunidad contra cepas patógenas propias de la granja y que no podrían estar presentes en la bacterina y además induce inmunidad contra ciertos virus causantes de diarrea (rotavirus por ejemplo). Siete días antes del parto lavar y desinfectar a la marrana gestante y trasladarla a la sala de parto.

Diariamente lavar a la marrana especialmente la zona de pezones , cola y periné, el día del parto y por tres días postparto pasarle dos veces al día una esponja impregnada en una solución de vanodine (4 ml/ litro de agua ). Por los pezones, cola y periné a fin de minimizar el contacto de los lechones restos fecales.

Para disminuir la carga bacteriana de la madre antes del parto y como son productos de larga acción el efecto continuará por mayor tiempo (48 horas para el caso del clamoxyl y 72 horas para el caso de la emicina L.A.). Acondicionar la jaula de parto con suficiente cama seca, calor adicional, libre de corrientes de aire y humedad, asistir el parto con toda la limpieza posible por parte del personal, comprobar que todos los lechones mamen adecuadamente el calostro, ayudarlos a la primera lactación e inclusive ordeñar a ciertas marranas especialmente multíparas y administrar el calostro tibio a los lechones más débiles (3 a 4 ml/ lechón).

Una vez cerciorados de que todos los lechones han recibido adecuadamente el calostro, chequear que la marrana no tenga síntomas de MMA, tomar temperatura tarde y mañana a las marranas paridas por lo menos tres días postparto y registrar las temperaturas; cualquier alza térmica por encima de 39.5 y un cambio de conducta, (anorexia, apatía, fiebre, agalactia) nos indicará que la marrana sufre de infección y hay que tratar de inmediato con antibióticos de amplio espectro en dosis de 1 ml/ cada 10 Kg. de peso vivo aplicado cada 48 horas hasta la remisión total de los síntomas.

Chequear si es que no hay presencia de descargas vulvares oscuras y mal olientes (metritis). Si no actuamos a tiempo sobreviene la infección con agalactia, y los lechones empiezan con diarrea, deshidratación y muerte. Los lechones deben recibir al segundo o tercer día su dosis de 200 mg de hierro dextrano, tener presente que si los lechones están con diarrea preferible primero curar la diarrea y después aplicar el hierro de lo contrario agravaríamos el cuadro diarreico en vista que el ion hierro es nutriente ideal de las E. coli.

Entre el cuarto a quinto día administrar vía oral toltrazuril (baycox) en dosis de 20 mg/Kg. de peso vivo para prevenir los casos de coccidiosis causado por Isospora suis que también cursa con diarrea y se puede confundir con un caso de colibacilosis.

La coccidiosis es endémica y por lo tanto debe implementarse como un programa de prevención rutinario. Como medidas complementarias para prevenir las diarreas en los lechones además de las medidas citadas líneas arriba debemos asegurar: Una adecuada nutrición de la marrana gestante para optimizar el peso de los lechones al nacimiento y que estos nazcan con reservas suficientes de glicógeno hepático como fuente inmediata de energía. Asegurarse del correcto cumplimiento de los programas de vacunación así como el correcto almacenamiento y aplicación de las vacunas. Asegurarse de tener una buena higiene y desinfección en las salas de parto para prevenir la contaminación cruzada de los lechones.

Evitar el uso excesivo de antibióticos cuando se está consolidando la flora intestinal. Una buena opción es considerar la administración oral de probioticos de buena calidad al nacimiento. Y en la ración iniciadora es importante colocar Actigen, que es un producto que ayuda a atrapar las bacterias coliformes y las elimina al medio externo sin que causen cuadros de diarrea. La dosis de activen en la primera ración iniciadora es 1.6 kg/ ton en las fases 2 y 3: 0.800 kg/ ton y en la fase 4 y en crecimiento 0.400 kg/ ton. La ración de gestantes y lactantes también debe llevar Actigen en una dosis de 0.400 Kg/ tonelada de alimento. Evitar bajas temperaturas y enfriamientos bruscos de los lechones.

Si tomamos en cuenta todas las medidas y tips citados podremos minimizar con éxito la incidencia de diarrea en los lechones.



Bookmark and Share IMPRIMIR

Comentarios
Agregar nuevo comentario



Más artículos

Compartir | Botiquín básico y su aplicación en las granjas porcinas
Se define como fármaco a una molécula bioactiva que posee una estructura que le permite interactuar con receptores proteicos localizados en diversas partes de una célula dando lugar a una acción y efecto evidente.
M.V. Milagros Lostaunau Jáuregui


Compartir | Bioseguridad en granjas porcinas (Parte II)
La bioseguridad del sistema está en constante desafío. Cada año personas y materiales ingresan a la granja miles de veces. sólo es necesaria una falla en el programa para permitir la introducción de un patógeno y ocasionar una epidemia.
MV. Gabriela Flores Aguiar


Compartir | Los aceites esenciales (AE) como aditivos alimenticios en los porcinos
En los últimos años se está hablando mucho de los AE y de su recomendación para el uso como aditivo en la producción porcina
Dr. Manuel Albetis


Compartir | Gestión de comederos
Cada año los costos de alimentación en la producción de cerdos se incrementan, pues la disponibilidad de materias primas y oferta son cada vez menores para la crianza de animales.
Dr. Reinaldo Cubillos


Compartir | Eliminación de PEDv en una granja comercial de 4,500 hembras
En general, la enfermedad se caracteriza por una alta morbilidad, que puede llegar al 100%, y una mortalidad elevada en lechones, especialmente aquellos menores a 1 semana de edad.
MVZ. José Alberto Suárez Mestas


NUESTROS CLIENTES

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

NUESTROS CLIENTES

PORTADA | ARTíCULOS | NOTICIAS | VIDEOS | EVENTOS | REGÍSTRESE GRATIS | RECUPERAR CONTRASEñA | NOSOTROS | TAG | AUTOR | UNSUSCRIBE

Alltech | Invetsa | Montana | Hipra | Battilana Nutrición S.A.C. | Solvet | Agrovet Market Animal Health | PIC | MSD | ilender | Reinmark | Bioservice | Veterquimica | Biomont
Calle Las Esmeraldas 239 - 241 Urb. San Antonio - Bellavista | Callao - Perú
Teléfonos: 511 263 8367 - 511 429 7141 / Celulares: 949295040 - 962334985
e-mail: revista@comunicacionespecuarias.com